SEMBRANDO ANDO

Hola, apreciado visitante. Despues de darte nuevamente la mas fraternal bienvenida a este nuetro blog te informo que abrí esta página especialmente para tí.  Siiii!! Enviáme tus artículos y los publico. Aca te voy a dejar uno del Educador y Abogado Andrés Blanco

Paso a compartir este artículo a partir del muy útil y enriquecedor material que nos envían los hermanos de Devoción Total, que incluye extractos y algunos comentarios al libro "Una Vida con Propósito" de Rick Warren.


En primer lugar es necesario que entendamos que :

La vida no se trata de ti. El propósito de tu vida va más allá de tus logros, de tus éxitos y de tu felicidad. La búsqueda de la felicidad no comienza en tu interior (como muchos de los famosos libros de autoayuda de hoy lo declaran), dejando de lado la verdadera Grandeza de nuestro Amado Padre, ya que en realidad, la fuente de la felicidad no tiene que ver contigo.


Nos enfocamos en "MIS metas, MIS sueños, MIS éxitos", etc. Cuando en realidad este es un punto de vista muy egoísta. De esta manera convertimos nuestras conversaciones con Dios en un constante “…meee” (como los chivos), bendíceme, dame, provéeme, llévame…., etc. Trampa de la que debemos estar velando y no desviarnos del verdadero propósito y voluntad del Padre en nuestras vidas.


En realidad el punto de partida es Dios, nuestro maravilloso Creador. La vida consiste en permitir que Dios te use para sus propósitos y no que tú lo uses a Él para los tuyos.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Romanos 12:2(RV)

Puedes encontrar tu identidad al tener una relación personal con Jesucristo. Dios pensó en ti mucho antes de que tú pensaras en Él: "Él de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”. Santiago 1.18 (RV).

“Pues Jehová no desamparará a su pueblo, por su grande nombre; porque Jehová ha querido haceros pueblo suyo”. 1 Samuel 12:22

"Desde antes de crear el mundo, Dios nos eligió por medio de Cristo para que fuéramos sólo de él y viviéramos sin pecado.

Dios nos amó tanto que decidió enviar a Jesucristo para adoptarnos como hijos suyos, pues así había pensado hacerlo desde un principio. Dios hizo todo eso para que lo alabemos por su grande y maravilloso amor.

Gracias a su amor, nos dio la salvación por medio de su amado Hijo. Por la muerte de Cristo en la cruz, Dios perdonó nuestros pecados y nos liberó de toda culpa. Esto lo hizo por su inmenso amor. Por su gran sabiduría y conocimiento, Dios nos mostró el plan que había guardado en secreto y que había decidido realizar por medio de Cristo.

Cuando llegue el momento preciso, completará su plan y reunirá todas las cosas del cielo y de la tierra, al frente de las cuales pondrá como jefe a Cristo". Efesios 1.4-10 (TLA)
Así que si Dios te escogió desde antes de la creación del mundo, no eres un accidente: Estás en los planes de Dios. Aunque hay padres ilegítimos, no hay hijos ilegítimos. Muchos hijos no son planeados por sus padres, sino por Dios. El propósito divino no tiene en cuenta las fallas humanas.

Por eso, no dejes de confiar en Dios, porque sólo así recibirás un gran premio. “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”. Hebreos 10:35-36(RV)